Contacte

Passeig 10 d’abril,

2n. 2na.

Casa de Cultura

Apartat de Correus 162

17520 Puigcerdà

ieceretans@gmail.com

Tel.: 972.880.458

 

 

Els Pirineus i les àrees circumdants durant el tardiglacial - Novembre del 2006

Les dades radiomètriques al sud dels Pirineus

 

Autors

J. Emili AURA TORTOSA, Departament de Prehistòria i Arqueologia. Universitat de València. Avda. Blasco Ibañez, 28. E-46001 València (Spain). emilio.aura@uv.es

Jesús F. JORDÁ PARDO, Laboratorio de Estudios Paleolíticos. Departamento de Prehistoria y Arqueología. Facultad de Geografía e Historia. Universidad Nacional de Educación a Distancia. Ciudad Universitaria. Calle Senda del Rey, 7. E-28040 Madrid (Spain). jjorda@geo.uned.es

 

Resumen

Los rasgos tecnológicos que han permitido definir el desarrollo evolutivo del Magdaleniense y Epipaleolítico, en sus diversas entidades arqueológicas, de la vertiente meridional de los Pirineos forman parte de la dinámica general del occidente europeo, aunque poseen algunos elementos y problemáticas específicos.

 

En primer lugar, su arranque temporal está influido por la evolución final de las industrias episolutrenses. A pesar de esta situación retardataria, respecto de algunas regiones más septentrionales, también se constata aquí el debate en torno a su horizonte inicial y la cuestión Badeguliense / Magdaleniense antiguo, sobre la que existen diversas propuestas y una información limitada.

 

En segundo lugar, la consideración taxonómica de estas industrias —caracterizadas por una tecnología de lascas y una industria ósea que supone un punto de inflexión respecto a las tradiciones tecnológicas anteriores—, ha repercutido en la estructuración del Magdaleniense clásico de talla laminar-microlaminar, tanto en la ordenación de las fases temporales como en la definición de facies regionales.

 

En tercer lugar, el límite Paleolítico superior final –Epipaleolítico plantea diversos niveles de complejidad, enlazándose cualidades aparentemente contradictorias como la continuidad industrial y los rápidos cambios de ritmo en los procesos de transformación industrial. Igualmente, la cadencia paleoclimática y su repercusión tafonómica plantean dificultades a una ajustada lectura radiocarbónica de un proceso que ahonda aún más los rasgos regionales y territoriales que se perciben a lo largo de GS 2.

 

Las dataciones manejadas han sido calibradas mediante el programa CALPAL (versión mayo 2005: Weninger et al., 2005) con el fin de poder ubicarlas dentro de la escala cronoestratigráfica del Pleistoceno superior que se viene utilizando a nivel global (Björck, et al., 1998; Cacho et al., 2001). Este procedimiento permite también su comparación con las curvas de variación de los isótopos del oxígeno (18O/16O) proporcionadas por los sondeos realizados en los hielos de Groenlandia GISP2 (Grootes et al., 1993; Meese et al., 1994; Sowers et al., 1993) y GRIP (Dansgaard et al., 1989, 1993; GRIP members, 1993; Grootes et al., 1993; Johnsen et al., 1997).

 

Cabe recordar que a partir del sondeo GRIP se ha podido discriminar varios periodos dentro del OIS 2 cuya terminología se sigue en este trabajo: los complejos interestadiales (Greenland Interstadial)  GI 2 y GI 1, templados, y las fase glaciales o estadiales (Greenland Stadial) GS 2 y GS 1 (esta última Younger Dryas, Dryas reciente o Dryas III, en términos convencionales), que a su vez presentan una serie de subdivisiones menores que corresponden a episodios fríos y templados de menor duración (Broecker, 1992; Johnsen et al., 1992; Björck et al., 1998; Walker et al., 1999).

 

En definitiva, la observación de la curva de probabilidad acumulada de las dataciones calibradas del Magdaleniense y Epipaleolítico permite plantear cierta discusión sobre los cambios industriales. Igualmente, favorece su correlación con los eventos paleoclimáticos y la contrastación de los procesos regionales y sus ritmos de transformación